Vacuolavado

Las lavadoras o fregadoras de pavimentos son apropiadas para el lavado y el secado de suelos interiores. También se pueden limpiar superficies externas regulares y no abrasivas. El empleo principal es para la limpieza de mantenimiento periódica pero se pueden utilizar también para la limpieza a fondo o extraordinaria.

¿Qué es una fregadora de pavimentos y cómo funciona?

La limpieza de los suelos absorbe aproximadamente el 54% del tiempo dedicado a las limpiezas.
Por otra parte, el suelo representa aspectos muy importantes de la viabilidad de un ambiente:

  • El aspecto estético ligado a la limpieza y a su acabado
  • El aspecto de la seguridad ligado al grado de deslizamiento del suelo
  • El aspecto higiénico ligado a su limpieza y sanitización

De estas consideraciones nació la exigencia de mecanizar su limpieza con los objetivos de:

  • Reducir los tiempos dedicados a la limpieza del suelo
  • Hacer que el suelo pueda utilizarse inmediatamente
  • Asegurar la constancia del resultado de limpieza

Las fregadoras de pavimentos automáticas nacieron para responder a estas exigencias. Son máquinas que en una única operación: Lavan, secan e higienizan el suelo de una única pasada dejando la superficie completamente seca.

La máquina está constituida por:

  • Un cuerpo de lavado con una, dos cepillos de disco o de rodillo, accionadas por motores eléctricos que utilizan agua y detergente para eliminar la suciedad.
  • Un sistema de recogida y aspiración del agua sucia del suelo (boquilla de aspiración)
  • De los depósitos de agua y detergente (llamados también solución) y de recuperación (agua sucia)
  • Un sistema de control y guía
  • Las máquinas pueden alimentarse con batería/s.
  • El operador que utiliza las máquinas puede conducirlas sentado sobre las mismas (normalmente llamadas operador a bordo)

¿Una fregadora de pavimentos consume mucho (en términos de agua, detergente y energía)?

La automatización de la limpieza de los suelos comporta:

  • Reducción de los tiempos de intervención e inmediata posibilidad de usar el suelo
  • Mejora en el nivel de higiene de la superficie y del mantenimiento a lo largo del tiempo
  • Reducción de los consumos ligados a las operaciones de lavado

De hecho
Agua: la limpieza mediante fregadoras de pavimentos optimiza el empleo del agua (y, en consecuencia, del detergente utilizado).
Como comparación, podemos lavar y desinfectar un m² de suelo utilizando 0,05 litros de solución contra 0,5 litros de un sistema manual, garantizando resultados de higiene claramente superiores.

Detergente: reducir el consumo de agua ofrece también la ventaja de disminuir el consumo de detergente. Haciendo siempre referencia al dato anterior, con un detergente concentrado lavamos 10 m² con 5 cc de detergente concentrado.
Energía: Obviamente, reducir el agua utilizada permite optimizar el consumo relacionado con el motor de los cepillos y con el motor de aspiración. Además, la reducción del consumo de agua y detergente implica también menores consumos para la eliminación.